Aunque hoy en día en internet no hacemos más que ver frases supuestamente profundas, anuncios de coaches, mil terapias, libros para ser feliz, conferencias en youtube, etc., la realidad es que todavía son pocas las parejas que deciden acudir a terapia cuando empiezan a producirse situaciones que no saben resolver por sí mismos, llegando muchas veces hasta una situación irreversible que termina en divorcio.

Por otro lado, los abogados, estamos muy mal vistos y la gente nos tiene temor, según he podido investigar, por 2 razones: 1. “Porque somos muy caros” y 2. “Porque somos conflictivos”. Creo que ambos argumentos forman parte del antiguo paradigma, pues actualmente no hay nadie que no pueda pagar una consulta (a juzgar por los iphones que veo por ahí y que son bastante más caros, así como las fotos que cuelga la gente en facebook de sus vacaciones) y, en cuanto a lo segundo, es cierto que aún quedan abogados que “viven del conflicto”, porque todavía no se han dado cuenta de que esta profesión consiste en ayudar a personas a solucionar un problema, no a generarles un nuevo donde no lo había.

Para todos aquellos que no conozcan la figura del mediador, les invito a que investiguen y se informen, pues muchas veces acudiendo a este tipo de profesionales, podemos reconducir la situación y crecer juntos en una relación más saludable o poner punto y final de una forma amistosa en la que todos ganen, especialmente los hijos si los hay.

Como dijo Aristóteles, “Si los ciudadanos practicaran la amistad entre sí, no sería necesaria la justicia”.

Nahiara Cardona, abogada y mediadora ha realizado una serie de vídeos junto con María Martínez, terapeuta y consteladora familiar, en los que dan una visión legal de mediación y a la vez sistémica para lidiar con un divorcio de la forma más amable posible.

El buen divorcio 2: ¿Qué pasa si acudimos a un mediador o terapeuta antes del divorcio? Segundo vídeo de muchos: