Yo anhelaba tener una relación estable pero los hombres que llegaban a mi vida parecían cortados por el mismo patrón: ninguno quería comprometerse.

Esperé muchos años a que esto cambiara y solo logré sumar decepción tras decepción. A pesar de mis esfuerzos el resultado siempre era el mismo: NO QUERÍAN COMPROMISO.

Yo no comprendía por qué atraía este tipo de relaciones.

Cuando pensé que no iba a poder resolverlo nunca, llegó a mi vida el Transgeneracional y gracias a su estudio y los conocimientos que me brindó pude comprender que llevaba una información en mi subconsciente que si no la trabajaba, si no la comprendía y la transformaba, nunca iba a poder atraer lo que conscientemente quería. Esa información era inconsciente pero dirigía mi vida y determinaba mi realidad.

Esto es lo que descubrí en mi árbol genealógico con el estudio transgeneracional:

Mi bisabuela materna era una mujer callada. La conocí muy poco pero las veces que la vi, veía en su semblante una gran fortaleza, pero a la vez mucha tristeza. Había venido a Argentina sola desde Italia con sus hijos. En la familia la admiraban mucho por esa hazaña que hizo en su época y por ese motivo me pusieron el mismo nombre que ella.

A medida que fui creciendo el parecido físico entre ella y yo era cada vez mayor, pero esto era sólo una anécdota  que se comentaba en la familia cuando sacábamos los álbumes familiares.

Cuando decidí trabajar mi conflicto desde el Transgeneracional, lo que hasta ese momento había pasado desapercibido para mi, como el nombre y la fisonomía, se convirtieron en la solución de mi problema.

Preguntando a mis padres y a mis abuelos descubrí que mi bisabuela había estado muy enamorada de mi bisabuelo y por lo que me contaron eran una pareja muy unida. Mi bisabuelo tuvo que ir a la guerra y mi bisabuela emigró con sus hijos sola a Argentina. Lo último que supo de él fue a través de una carta donde le decían que había fallecido. Los sueños de mi bisabuela se derrumbaron entonces y ya nunca más tuvo pareja.

Yo heredé esas afinidades, ese estrés, ese amor que quedó truncado. Por lo que cuando los hombres “que no querían compromiso“ llegaban a mi vida en realidad era yo la que quería evitar el sufrimiento de vincularme con alguien que iba a morir joven y no vería nunca más.

Conocer la historia de mi bisabuela me permitió comprender que, por lealtad a ella, yo estaba evitando el dolor que representa perder a tu pareja. El simple hecho de tomar consciencia de ello sirvió para “sanar” o “desbloquear” ese patrón que se repetía en mi vida.

Ahora vivo con mi marido Carlos, estamos muy unidos y me siento feliz por compartir mi vida con él.

***

Si tu, igual que Elisabet, la protagonista de esta historia, sientes que también tienes que desbloquear o romper con ciertos patrones que se repiten en tu vida, puedes hacerlo creando tu árbol genealógico, a continuación te dejamos 2 enlaces:

Webinar gratuito: “El transgeneracional: tus resonancias familiares” https://event.webinarjam.com/channel/eltransgeneracional

Curso “El Transgeneracional: crea tu árbol genealógico”:

transgeneracional, árbol genealógico, biodescodificación, descodificación bioemocional, constelaciones familiares, terapia sistémica