Cargando...

Constelaciones Familiares: El amor en orden entre padres e hijos

Ponente
instituto de constelaciones familiares
María Martínez Calderón Consteladora Familiar y Terapeuta
Empieza
5 marzo, 2022 10:00 am
Termina
5 marzo, 2022 8:00 pm
Dirección
(Espai Dodecaedre) Carrer del Dos de Maig 202, baixos 3 , Barcelona, España   Ver mapa
Telefono
938099271

130,00

El amor en orden entre padres e hijos

Taller especial para padres.

Los hijos representan la unión de sus padres. En los hijos padre y madre están en una unión inseparable.

Todos los niños tienen un padre y una madre. Cuando uno de ellos desvaloriza o niega al otro, el hijo sufre, porque él los necesita a los dos para sentirse completo.

Una cosa es lo que somos y otra muy distinta lo que hacemos, lo que hacemos tiene que ver con aquello que en un momento determinado nos toma y de forma inconsciente nos mueve en una u otra dirección.

¿De dónde proviene esa fuerza? De algo más grande que nos lleva a compensar un daño, causado por nosotros, por nuestros padres o por algún ancestro.

Los hijos, en su comportamiento, también son tomados por algo más grande que busca “el darse cuenta” de una disfunción sistémica. Ellos nos informan, en su actuar, de aquello que hemos de ver y escuchar para que suceda algo que nos lleve a encontrar el orden transformador.

El sistema familiar es en sí mismo un organismo y como tal los distintos elementos que lo componen interactúan entre ellos, se compensan, se perfeccionan y ahí donde se excluyó a alguien el campo completará el faltante y para ello proveerá a los individuos que sean necesarios, generando nacimientos o atrayendo a la familia los personajes que van a ultimar lo que no se pudo completar, dicho de otra manera lo que permitirá terminar los movimientos interrumpidos.

No hay hijos difíciles. Hay sistemas difíciles, algo que en sus familias está desordenado. El principal desorden en una familia es la exclusión o el olvido de uno de sus miembros. ¿Qué hace entonces el niño difícil? Pues mira a los que están excluidos u olvidados. En cuanto son reintegrados al sistema, los hijos se encuentran aliviados.

El propósito de este encuentro

  • Revisar las relaciones con nuestros hijos o nuestra relación como hijos, para restablecer el orden que permite encontrar el equilibrio dentro de la familia.
  • Ver representado en constelación muchos de los patrones que acostumbran a generar síntomas, tanto en tus hijos como en ti como hijo.
  • Traer al consciente aquello que está actuando en oculto. Al verlo lo puedes reconciliar y eso libera a los niños de imlicaciones sistémicas.

El recorrido

  • El amor que enferma y el amor que sana. La lealtad de los hijos al sistema familiar.
  • Los excluídos o lo excluído que los hijos están mostrando con su síntoma.
  • Configurar los síntomas físicos, emocionales, relacionales o comportamentales de los hijos, de los padres o de la relación entre padres e hijos.

Las herramientas

Las constelaciones familiares que nos permiten descubrir y poner en orden las dinámicas ocultas que están inscritas en la memoria inconsciente y que podemos verlas, solo a través de sus síntomas.

Los movimientos sistémicos que son ejercicios que de forma rápida y sencilla, nos hacen conscientes de aquello que al verlo podemos transformar.

Las visualizaciones que nos reconectan el origen del Espíritu con las raíces de la tierra.

 

Dónde?    Espai Dodecaedre. C/ Dos de Maig 202, bajos 3. <M> L2 Encants

Cuándo?  Sábado 5 de marzo (10-20 hs con comida compartida)

Aportación económica: 130 €. Parejas 240 €

Categoría:

Estado

Detalles del curso

El amor en orden entre padres e hijos

Taller especial para padres.

Los hijos representan la unión de sus padres. En los hijos padre y madre están en una unión inseparable.

Todos los niños tienen un padre y una madre. Cuando uno de ellos desvaloriza o niega al otro, el hijo sufre, porque él los necesita a los dos para sentirse completo.

Una cosa es lo que somos y otra muy distinta lo que hacemos, lo que hacemos tiene que ver con aquello que en un momento determinado nos toma y de forma inconsciente nos mueve en una u otra dirección.

¿De dónde proviene esa fuerza? De algo más grande que nos lleva a compensar un daño, causado por nosotros, por nuestros padres o por algún ancestro.

Los hijos, en su comportamiento, también son tomados por algo más grande que busca “el darse cuenta” de una disfunción sistémica. Ellos nos informan, en su actuar, de aquello que hemos de ver y escuchar para que suceda algo que nos lleve a encontrar el orden transformador.

El sistema familiar es en sí mismo un organismo y como tal los distintos elementos que lo componen interactúan entre ellos, se compensan, se perfeccionan y ahí donde se excluyó a alguien el campo completará el faltante y para ello proveerá a los individuos que sean necesarios, generando nacimientos o atrayendo a la familia los personajes que van a ultimar lo que no se pudo completar, dicho de otra manera lo que permitirá terminar los movimientos interrumpidos.

No hay hijos difíciles. Hay sistemas difíciles, algo que en sus familias está desordenado. El principal desorden en una familia es la exclusión o el olvido de uno de sus miembros. ¿Qué hace entonces el niño difícil? Pues mira a los que están excluidos u olvidados. En cuanto son reintegrados al sistema, los hijos se encuentran aliviados.

El propósito de este encuentro

  • Revisar las relaciones con nuestros hijos o nuestra relación como hijos, para restablecer el orden que permite encontrar el equilibrio dentro de la familia.
  • Ver representado en constelación muchos de los patrones que acostumbran a generar síntomas, tanto en tus hijos como en ti como hijo.
  • Traer al consciente aquello que está actuando en oculto. Al verlo lo puedes reconciliar y eso libera a los niños de imlicaciones sistémicas.

El recorrido

  • El amor que enferma y el amor que sana. La lealtad de los hijos al sistema familiar.
  • Los excluídos o lo excluído que los hijos están mostrando con su síntoma.
  • Configurar los síntomas físicos, emocionales, relacionales o comportamentales de los hijos, de los padres o de la relación entre padres e hijos.

Las herramientas

Las constelaciones familiares que nos permiten descubrir y poner en orden las dinámicas ocultas que están inscritas en la memoria inconsciente y que podemos verlas, solo a través de sus síntomas.

Los movimientos sistémicos que son ejercicios que de forma rápida y sencilla, nos hacen conscientes de aquello que al verlo podemos transformar.

Las visualizaciones que nos reconectan el origen del Espíritu con las raíces de la tierra.

 

Dónde?    Espai Dodecaedre. C/ Dos de Maig 202, bajos 3. <M> L2 Encants

Cuándo?  Sábado 5 de marzo (10-20 hs con comida compartida)

Aportación económica: 130 €. Parejas 240 €

 

Ir a Arriba