«Has llegado a los cincuenta y te apetece hacer balance de tu vida.

Es el momento de que tu mirada se detenga en tu mirada. Es hora de que si quedan algunas heridas abiertas, las cierres. A lo mejor es el momento de despedirte de alguien que te dejó dolorida y perdida o de ser lo suficientemente valiente para cerrar esa puerta que siempre dejas entreabierta por si vuelven a picar. De empezar un nuevo duelo, o de terminarlo.

Quizás es hora de quitarte esa venda de los ojos que te tiene ciega y que veas de una vez lo que tienes delante.

A lo mejor no te gusta y por eso te aferras a esa venda para que todo tu ser se ahorre el sufrimiento.

A lo mejor, ya sin venda, puedes mirar de verdad y ver, por primera, vez lo que está frente a ti y que apenas ves.

O quizás, la vida te ha dado tantos regalos, que llegas a esta edad llena de agradecimiento.

Es hora de hacer balance sí, pero un balance diferente. Es hora de que te mires por dentro…».

Así empieza uno de los capítulos de “¡Bienvenida a los 50! ¿Y ahora qué?”, un libro muy esperado escrito por Araceli Gutiérrez donde, en cada capítulo y a través de ejercicios, toca de una forma profunda y a la vez fresca y espontánea todos los temas que nos interesan cuando llegamos al cinco.

“¡Bienvenida a los 50! ¿Y ahora qué?” te hará de espejo y te ayudará a seguir creciendo, a conocerte, a poner nombre y orden a lo que sientes y piensas desde tu ser global, cuerpo, mente y emoción. A darte cuenta que no es lo que te pasa a esta edad, sino qué haces con lo que te pasa. ¡Y nos pasan muchas cosas!