Las relaciones suelen ser unos de los pilares principales de nuestra vida. Nuestro entorno más cercano y la forma en la que nos relacionamos con ellos, marcan el vínculo hacia nosotros mismos y por ende hacia ellos.

Las relaciones son la gran oportunidad de aprender y trascender nuestras lecciones, observando como son los lazos que nos unen a los demás. Siendo la pareja el gran vínculo “espejo” sobre el que mirarme y aprender de mí mismo. Y por tanto evolucionar así internamente, creando también una mejor relación de pareja.

Lo primero que debemos tener en cuenta para sanar nuestra relación en pareja o aquellos aspectos de la misma que no acaben de fluir, es principalmente la observación. La observación, sin juicio, es el primer y más importante paso para avanzar en la dirección del fluir en pareja. Has de tener en cuenta que, si atraemos a nuestra pareja por resonancia interna de lo que vibramos, obligatoriamente nuestra pareja traerá muchas de nuestras virtudes y defectos potenciados.

¿Cómo aplicaríamos los registros akáshicos en éste área?

Tal como comentaba, tras la observación, viene la toma de conciencia del conflicto. Entender ¿El qué? Para luego llegar al ¿para qué? Lo importante para entender el para qué, reside en entender cómo me hace sentir la situación, y no tanto en lo que el otro me hace o me deja de hacer. La lección está en nosotros, no en el otro.  Una vez resonemos internamente en la solución, el otro se verá obligado a vibrar en el mismo equilibrio o si por el contrario se resiste, decidirá aprender la lección por su cuenta. Pero a ti ya no te afectará. Porque habrás sanado en ti ése conflicto desde la aceptación, el amor y el no juicio. Una vez entendemos el tema a sanar, buscaremos la toma de conciencia, que liberará el conflicto, hallando el origen energético de lo que nos sucede. En el tema de relaciones de pareja normalmente suele haber pactos a nivel de alma, karma de otras vidas que resolver…

Lo importante a entender es que conectando con la información registrada en los registros akáshicos, a través de nuestra alma, podemos tomar conciencia de la lección que nos une a nuestra pareja y en caso de que lo estuviéramos viviendo desde el conflicto, poder acceder al origen energético y sanar iluminando y tomando conciencia del mismo.

Normalmente suele suceder que hay varias vidas pasadas que compartimos con nuestra pareja y de las cuales arrastramos conflictos no resueltos y por tanto en esta vida debemos sanarlos compensando dicha energía de desequilibrio.  En otras ocasiones también puede suceder que nuestras lecciones tengan más que ver con pactos álmicos realizados en otras vidas, que quizás no tienen que ver con nuestra pareja, pero que por ejemplo nos impiden amar libremente o nos obligan a vivir desde la manipulación.

No obstante, es complicado generalizar respecto a este tema ya que cada alma trae aprendizajes muy diferentes y por tanto diferentes formas de abordar y sanar los temas.

Por tanto, los Registros akáshicos te dan la oportunidad de entender el tema que rige tus conflictos y además la forma de sanarlos. ¡Te animo a abrir tu corazón e iluminar tu camino mediante ésta herramienta!

Esperando haber aportado algo de luz al tema,

Herminio Vázquez.

 

Los próximos talleres de Registros Akáshicos son:

3 y 4 de Marzo del 2018 (fin de semana)

18, 19 y 20 Abril del 2018 (entre semana)