El Chi Kung es un método de auto-curación basado en los principios de la Medicina Tradicional China. Te invito a conocerlo en este artículo.

Se trata de una gimnasia energética. Que combina el movimiento suave, atento y centrado en la respiración, para ayudar al cuerpo y a la mente a relajarse, sanarse, nutrirse y armonizarse.

El Chi, o Energía Vital, es generada por los órganos internos y circula por el cuerpo a través de unos canales, denominados por la Medicina Tradicional China “meridianos”. Esta energía queda almacenada en las distintas capas del tejido conjuntivo. La práctica regular del Chi Kung pone en movimiento esta energía, expandiéndola y nutriendo órganos, músculos, tendones, huesos y glándulas corporales.

Es un arte que estimula la auto-curación, fortaleciendo el cuerpo y la mente, estas son sus propiedades:

  • activa el sistema sanguíneo
  • equilibra el sistema nervioso
  • favorece el centramiento personal
  • alineando el cuerpo con las fuerzas del cielo y de la tierra
  • nos libera de las emociones negativas y nos sana la mente.

Empezamos soltando y abriendo las articulaciones para dejar que la energía pueda fluir libremente por el cuerpo. Luego, a través de ejercicios suaves y armónicos, nutrimos los órganos, para fortalecer la espalda y energizarnos, con diversas técnicas de respiración, el cinturón pélvico, la caja torácica y las cervicales. Para favorecer la elevación de la energía a lo largo de la columna vertebral y poder nutrir el cerebro, favoreciendo la capacidad para sentirnos bien, de una manera serena y relajada. Finalizamos la sesión con diversas técnicas de meditación estática.

Para los que quieran practicar esta técnica, Ramón Martínez realiza clases regulares en Espai Dodecaedre (Barcelona). Sigue este enlace para más información.